Senidtracio, un 8×8 argentino

Veremos un curioso vehículo de 8 ruedas motrices que se llamó Senidtracio y que lo impulsaba un motor Citroën Ami 8. Fue construido durante la Guerra de Malvinas por lo que luego sería la empresa IES (Industrias Eduardo Sal-Lari SA). Se podría decir que el Senidtracio es parte de la prehistoria de la marca argentina.

El nombre de este particular vehículo, con 8 ruedas motrices, nace de la sigla SENID (SErvicio Naval de Investigación y Desarrollo) y “tracio” por batracio. Ya que fue pensado como un vehículo liviano para poder circular por el suelo de turba de las Islas Malvinas.

La mecánica correspondía al motor de dos cilindros opuestos horizontalmente (bóxer) y refrigerado por aire del Citroën Ami 8. La cilindrada era de 602 centímetros cúbicos con una potencia de 35 HP a 6.200 revoluciones por minuto. En el caso del Senidtracio tenía un carburador de doble boca con un múltiple especial con las salidas de los caños de escape a ambos lados del chasis.

Puede ser que tuviera un poco más de potencia que el Ami 8 de serie y la  relación de compresión era de 8,5:1. Conservaba del modelo de serie los frenos a tambor a la salida del diferencial, una característica de este motor, que también usó el Citroën 3 CV.

Por los datos que aportó Andrés Moranzoni, investigador de la marca IES, que se encuentra escribiendo un libro sobre la historia de este emprendimiento automotriz argentino, que será terminado a fin de este año, puedo contarles que el Senidtracio tuvo dos versiones.

Durante un tiempo se dijo que se habían construido 8 o 9 unidades de este vehículo de 8 ruedas motrices. Sin embargo en la charla que dio el ingeniero Eduardo Sal-lari en la carpa de Expo Auto Argentino 2019, el domingo 7 de abril, mencionó que las unidades producidas para la Armada Argentina fueron 8. Y que la expuesta en la muestra correspondía a la segunda versión.

Moranzoni estima que alguna otra unidad puede estar “viva” en alguna parte de Argentina. Lo cierto que al menos una está en condiciones de ser exhibida para las futuras generacionales y de paso contar parte de la prehistoria de la marca IES. Ya que este vehículo se produjo cuando no se habían fusionado las empresas Daher-Boge, que fabricaban amortiguadores, y Automóviles Citroën S.A., que importaba automóviles desde Francia, ambas empresas presididas por Eduardo Sal-lari.

Según palabras del propio Sal-lari un capitán de fragata de la Armada Argentina se acercó a su empresa con el fin de comprar motores Citroën. El ingeniero le dijo que no estaban a la venta los motores. Le preguntó por el destino de esos motores y el capitán dijo que no podía decirle para que iban a ser usados.

Ya había estallado la Guerra de Malvinas, aparentemente esta charla fue durante el mes de abril de 1982. Al poco tiempo otro capitán de la Armada Argentina visitó a Sal-lari y en esa oportunidad le dijo que pensaban hacer con los motores Citroën: construir un vehículo liviano para poder transitar por la turba, el suelo malvinense.

Básicamente la turba es un musgo por el cual al circular un vehículo se hunde y debajo hay agua, con lo cual el vehículo se encaja. Conocí a un soldado argentino que estuvo destacado en el correo de Puerto Argentino durante lo que duró la Guerra de Malvinas. Era un puesto de logística, más que de batalla en el frente.

Este soldado a su regreso al continente me contó, con mucha sorpresa, cómo había visto enterrarse en la turba a los Unimog del Ejército Argentino hasta los diferenciales. Este excelente todo terreno quedaba atrapado en la turba sin poder salir de la encajadura. A tal grado que solo lo podían sacar desde arriba con un helicóptero Chinook… Tal vez por esto que sucedía es lo que llevó a la gente de la Armada Argentina a diseñar el Senidtracio.

Las unidades se produjeron entre los meses de mayo y junio, pero no llegaron a tocar el suelo de las Islas Malvinas, porque terminó antes la Guerra de Malvinas. Pero sí se realizaron pruebas en la turba que hay en Tierra del Fuego, más precisamente en Río Grande. Tanto que la fotografía donde se ve a un soldado argentino fue tomada en ese lugar.

Las pruebas fueron satisfactorias. Según las investigaciones las unidades producidas no habrían tenido los carenados que se aprecian en la unidad de Expo Auto Argentino 2019. Eso se ve claramente en las dos primeras imágenes de esta nota. Eso era porque si entraba agua al Senidtracio podía escurrir con facilidad. Ya que nunca fue pensado como un vehículo anfibio, pese a que tiene forma de lancha.

La idea de su construcción era para ser usado como vehículo de reconocimiento, transporte de tropa (vean los acolchados laterales en la primera fotografía) o transporte de cañones. Además al no tener suspensión usaba unos neumáticos especiales que eran la clave para su flotabilidad sobre la turba.

Esos neumáticos son similares a los que usaban los triciclos japoneses Honda ATC 90, que habían ingresado al país luego de la apertura de la importación de vehículos en el año 1979. En la primera fotografía se aprecia cómo se deformaban los neumáticos ante la superficie que circulaba. Esa imagen está tomada en una prueba en las escalinatas del Edificio Libertad de la Armada Argentina.

El recubrimiento del chasis de tubos de sección cuadraba era una lona, además de contar con un parabrisas. La lona era para cubrir el motor en caso de lluvia. La tracción era en las 8 ruedas y se hacía mediante un sistema de cadenas. El diferencial del Senidtracio traccionaba directamente sobre las dos primeras ruedas y las otras seis mediante ese sistema de cadenas dobles. Cadenas que se aprecian claramente en algunas de las imágenes de esta nota.

Vale la aclaración que la unidad que se exhibió en Expo Auto Argentino 2019 no conserva los neumáticos originales, más allá de los carenados agregados que tiene. Esta unidad pertenece a la segunda versión ya que cuenta con dos palancas y dos pedales para su manejo. La primera versión tenía un manubrio y pedales, tal como se ve en las dos primeras fotografías.

En la primera versión los pedales controlaban la dirección y el freno, mientras que en la segunda versión pasaron a accionar el embrague y el acelerador. La dirección y el freno se accionaban por las dos palancas en la versión expuesta en la muestra de autos históricos argentinos. Mientras que en la primera versión el embrague y el acelerador se accionaban desde el manubrio como en una moto. Ya que al tener una hilera de cuatro ruedas de cada lado no tenía posibilidad de doblar las ruedas. Por lo tanto su giro era similar a un tanque con orugas.

Otro detalle, que se observa en las fotos, el Senidtracio contaba con cuatro ojales, dos adelante y dos atrás, para poder ser aerotransportado. También podría servir para ser desenterrado en caso de una encajadura extrema, como pasaba con los Unimog en las Islas Malvinas.

Eduardo Sal-lari contó cómo fue el proceso de fabricación de estas 8 unidades en la fábrica de Daher-Boge. Trabajaron durante 45 días consecutivos para lograr tener listas las unidades del Senidtracio. En un discurso les dijo a sus empleados que solo podría pagar las 8 horas de trabajo y que no habría horas extras y  tampoco se abonaría el trabajo en los días sábados y domingos.

El plantel respondió al pedido y hasta algunas empleadas trajeron a sus maridos durante los fines de semana a trabajar. Para entender esto hay que ubicarse en el año 1982 durante el conflicto de las Islas Malvinas. Muchos argentinos trabajaron en pos de lograr recuperar esas islas ubicadas en Atlántico Sur.

Hay otro dato que muchos, tal vez, no conozcan, y es que el armado de esos 8 Senidtracios no le costó un peso al Estado Nacional. Tanto que Sal-lari tuvo que repetírselo al capitán de la Armada Argentina, que insistía que no podrían pagarle la facturación que haría la empresa luego de la construcción de estos vehículos todo terreno.

Lo cierto que se construyeron y contamos con una unidad que documenta, más allá de las fotografías, que el Senidtracio fue una realidad, que no llegó a entrar en combate porque la guerra terminó antes. Pero que pasó satisfactoriamente las pruebas hechas en Río Grande, en la provincia de Tierra del Fuego, por personal de la Armada Argentina.

La idea de esta nota era contar de la existencia de este vehículo, ya que fue una atracción muy grande para el stand de Red de Usuarios IES, cuando estuvo expuesto el domingo 7 de abril pasado. A dónde también estuvo presente el ingeniero Eduardo Sal-lari, al cual se lo vio emocionado, no solo por el Senidtracio, sino por los demás vehículos de la marca expuestos, que fueron Gringas y Gringos.

Para terminar quiero agradecer los datos y las fotos que aportó Andrés Moranzoni, un investigador de la marca y uno de los artífices que Sal-lari estuviera presente en Expo Auto Argentino 2019 y diera una charla. Las imágenes que me pasó son las que no fueron tomadas en Expo Auto Argentino 2019 y son las primeros cinco que ilustran esta nota.

Si te interesa colaborar con Archivo de autos auspiciando alguna nota, como seguidor, o poniendo publicidad, te dejo el siguiente enlace para tu información: https://archivodeautos.wordpress.com/2019/02/17/notas-patrocinadas/

Mauricio Uldane, editor de Archivo de autos

Archivo de autos es un sitio editado por una sola persona de forma artesanal, con los pocos recursos técnicos que dispone a mano.

#Archivodeautos, #AutoArgentino, #Senidtracio, #IES, #DaherBoge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s