Una tarde en el Salón del Automóvil

Una nueva edición, la octava para ser precisos, del Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires terminará mañana martes 20 de junio. En la muestra el público visitante podrá contemplar desde “concepts cars” hasta autos históricos pasando por nuevos modelos de automóviles de este siglo XXI. Todos juntos en el predio de La Rural en el barrio de Palermo justo enfrente de la Plaza Italia.

El stand de Autohistoria con la temática “Parte de la familia”. En el banner se aprecia el Auto Union 1000 S y también vemos al Chevrolet Super Sport.

Gracias a los buenos oficios de Gustavo Feder, editor de Autohistoria, y Alejandro Ochnio, amigo fierrero y seguidor de Archivo de autos, que me cedieron una entrada de invitación a esta octava edición del Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires, es que pude visitar esta muestra bienal.

El Ford Taunus GXL y el Peugeot 403 en el stand de Autohistoria.

Intenté la acreditación de prensa pero me la negaron por falta de cupo. Espero que para la novena edición los organizadores del Salón del Automóvil tengan en cuenta a Archivo de autos, como medio periodístico especializado. Aunque en el sitio solo se hable de los viejos autos que supimos conseguir.

La réplica del Rambler de 1902 y al fondo el Rambler Ambassador de Sandro en el stand del Rambler Car Club.

Porque también de esos había en esta octava edición y expuestos en el Pabellón Ocre de La Rural. Más grande y con más vehículos expuestos que la edición del año 2015. También hubo más expositores para mostrar los autos del pasado a los visitantes a la muestra.

El Rambler Ambassador de Sandro personalizado en el stand del Rambler Car Club.

Además de ser el paso obligado por la entrada que queda enfrente de Plaza Italia. No hay manera que esos vehículos pasen inadvertidos, y tal vez los más fotografiados de toda la muestra. En esta edición fueron tres los clubes de autos que expusieron vehículos.

El Papamóvil Chevrolet y al fondo el Rambler Ambassador presidencial del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo en el stand del Rambler Car Club.

El Club de Automóviles Clásicos, el organizador de Autoclásica, exhibió Rolls-Royce de distintos años y otro stand (Ruta 40) Cupecitas del TC (Turismo Carretera) del Ayer. La Asociación Argentina de Coleccionistas de Vehículos Militares mostró varios Jeep, un Carrier, una motocicleta con sidecar, una motocicleta plegable y material bélico histórico.

Un Ford del año 1939 mitad restaurado y mitad en estado original en el stand del Museo del Automóvil de Buenos Aires.

El Rambler Car Club trajo dos vehículos del Complejo Museográfico Provincial Enrique Udaondo, el Rambler Ambassador presidencial y el Papamóvil Chevrolet que usara el Papa Juan Pablo II en su visita a Argentina en el año 1987. También estuvo expuesta una réplica de un Rambler del año 1902 y el Rambler Ambassador que perteneció, en vida, a Sandro.

Cupecitas del TC del Ayer en el stand del Museo del Automóvil de Buenos Aires.

Dentro del Pabellón Ocre estuvo el stand de la revista Ruedas Clásicas con un homenaje a los deportivos japoneses y el Automóvil Club Argentino (ACA), que junto a la Policía de la Ciudad, montaron un Parque Vial para los chicos. Donde estos podían circular con unos cuatriciclos a pedal y conocer todas las señales viales.

En primer plano un Mors del Museo del Automóvil Club Argentino y al fondo un Kriéger eléctrico en el stand del Museo del Automóvil de Buenos Aires.

En el mismo pabellón estaban vehículos del Museo del Automóvil de Buenos Aires donde se pudo ver el Cadillac Eldorado convertible del año 1954 totalmente restaurado. Juntose expusieron, también, otros autos del museo, como el Kriéger eléctrico o Cupecitas del TC del Ayer entre otros. También el Museo del Automóvil Club Argentino expuso autos antiguos de su colección.

Una grúa de la marca International del Museo del Automóvil Club Argentino al lado del Parque Vial.

El stand de Autohistoria tuvo la temática “Parte de la familia” y con cuatro automóviles de producción nacional que pertenecen a cuatro familias argentinas. Un Auto Union 1000 S de 1965 de la familia Miniaci, un Chevrolet Super Sport de 1969 de la familia Bellia, un Ford Taunus GXL de 1975 de la familia Piskorz y un Peugeot 403 de 1963 de la familia Rábago.

El Cadillac Eldorado presidencial del año 1954 restaurado por el Museo del Automóvil de Buenos Aires.

EQTV y el Garaje TV también exhibieron autos y motos dentro del Pabellón Ocre, como stands de arte o de literatura fierrera. El Museo del Automóvil Manuel Iglesias de la ciudad de Campana, de la provincia de Buenos Aires, llevó el primer automóvil argentino realizado, justamente, por el español Manuel Iglesias.

Camioneta Dodge en el stand de EQTV y el Garaje TV en el Pabellón Ocre.

Como siempre en el exterior se arma el circuito para los vehículos todo terreno donde las marcas Chevrolet, Dodge, Fiat, Ford, Jeep, Nissan, Toyota y Volkswagen realizaron pruebas con sus modelos. Un stand al lado de la pista de la marca Jeep mostraba parte de sus modelos. El resto estaba expuesto en el Pabellón Verde con un Jeep puesto en forma vertical.

Dos de los Rolls-Royce que se exhibieron en el stand del Club de Automóviles Clásicos.

Los Pabellones Azul, Verde y Amarillo fueron lo más parecido a una gran concesionaria, como me dijo alguien el miércoles 14, cuando estuve por la tarde en el Salón del Automóvil. Tal vez el sector con menos interés para Archivo de autos. Pero siempre aparece algo que llama la atención.

Algunos de los vehículos de la Asociación Argentina de Coleccionistas de Vehículos Militares.

Para empezar en esta edición hubo más vehículos expuestos que en la séptima edición. Pero lo más llamativo fue la cantidad de “concepts cars” que vi. Marcas como Peugeot, con el Instinct, o Renault, con el Trezor, llevaron los automóviles más vanguardistas y futuristas en diseño y en tecnología.

Una retrospectiva de automóviles de la marca Peugeot en el stand de la marca francesa.

En cambio marcas como Nissan, con el Navara, o Ford, con el Raptor, llevaron camionetas que podrían estar en las líneas de montaje en un futuro mediato. El futuro algo más lejano llegó de la mano de Toyota con el FCV Plus un vehículo movido por celdas de hidrógeno. El diseño es totalmente futurístico, al menos para el resto de los autos expuesto en la muestra.

El concept car Instinct que tiene la particular de ser autónomo en su manejo en el stand de Peugeot.

Tanto Citroën como Renault llevaron al Salón del Automóvil sus autos eléctricos. El Mehari de la mano de Citroën y el Kangoo por parte de Renault. Quien también llevó un pequeño auto, el Twizy, que los visitantes de la última edición de Autoclásica lo vieron circular por las calles internas del predio del Hipódromo de San Isidro.

El Trezor, el concept car que presentó la marca Renault en su stand.

Otra cosa llamativa fue la presencia de nuevas marcas chinas para el argentino promedio como Geely y DFSX. Justamente una enfrentada a la otra en el Pabellón Amarillo. Los deportivos estuvieron presentes con marcas como Ferrari, Lotus o Maserati. También los “muscle cars” dieron el presente en la muestra internacional.

Dos concept car de la empresa Nissan: a la izquierda el Gripz y a la derecha la camioneta Navara en el stand de la marca japonesa.

El Dodge Challenger, el Ford Mustang o el Chevrolet Camaro, todos ellos actualizados a los tiempos que corren, pero con líneas en sus carrocerías que nos llevan varias décadas para atrás. A veces pienso que lo clásico vuelve irremediablemente… O los diseñadores se quedaron sin ideas.

El Toyota FCV Plus que funciona con celdas de energía de hidrógeno en el stand de la empresa.

Dos unidades de los autos deportivos que Horacio Pagani sabe realizar dieron el presente en el Salón del Automóvil, en diferentes stands. Otros autos de los más fotografiados en esta octava edición. Hay que tener en cuenta que son autos que nos encontremos a la vuelta de la esquina en nuestro barrio.

Un auto eléctrico de Renault, el Twizy, en el stand de la marca francesa.

En el stand de Totoya, además del FCV Plus, había una camioneta Toyota Hilux, fabricada en la planta de Zárate, en la provincia de Buenos Aires, que se nos mostraba con todos sus componentes mecánicos. Esto fue posible gracias al trabajo de los operarios de la planta que construyeron esta especial versión que hasta abría sus puertas como “alas de gaviota”.

Una camioneta Toyota Hilux mostrando todas sus partes mecánicas en el stand de la empresa japonesa.

Una curiosidad fue el stand The chatarras donde se exhibieron sillones realizados con partes de distintos automóviles clásicos. De lo mostrado en el lugar se pudo ver sillones realizados con partes de autos como Mercedes-Benz 180, Kaiser Bergantín, Fiat 1500, Ford Fairlane y Peugeot 404. Esto hasta ahora lo podíamos ver en imágenes del exterior. Todas las piezas con la firma de Gabriel Salvatore y dignas de ver.

Uno de los camiones Scania en el stand de la marca sueca.

La Asociación Coleccionistas Automodelos República Argentina (ACAMRA) tuvo su stand en el Pabellón 9 donde se exhibieron piezas de los socios de la institución. Lo más llamativo fueron las dos maquetas de Rubén Vinyolas. Son dos Ford T, una cupé ya terminada que fue expuesta en Autoclásica 2016 y la otra una pieza sin terminar solo con el chasis y el motor.

Uno de los muebles realizados por Gabriel Salvatore para The chatarras en el Pabellón Amarillo.

Como siempre es un sitio donde uno se encuentra con conocidos como Eduardo Nolazco, presidente del Rambler Car Club, con la generosidad que lo caracteriza y la pasión que tiene para lo que emprende. También charlé con Gustavo Feder y Alejandro Ochnio, ambos mencionados antes. Pero las charlas siguieron con Fernando Gómez, Alberto Di Negro, Diego Abal, Gustavo Russo y Beto Manatan.

La maqueta del chasis Ford T obra de Rubén Vinyolas en el stand de ACAMRA.

Seguro que algo se quedó en el tintero. Esta crónica no pretende ser una visión periodística del 8º Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires, sino todo lo contrario, una visión personal y vívida de lo visto en la visita a esta muestra del mundo automotor. Simplemente eso, una visión personal de esta exhibición que se realiza cada dos años en Buenos Aires.

El Parque Vial de la Policía de la Ciudad y el Automóvil Club Argentino en el Pabellón Ocre.

Las fotografías que ilustran esta crónica fueron tomadas el miércoles 14 de junio de 2017 en el 8º Salón Internacional del Automóvil de Buenos Aires que se lleva a cabo entre los días 10 y 20 de junio en el predio de La Rural en el barrio de Palermo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Mauricio Uldane, editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en el blog de Blogger: http://archivodeautos.blogspot.com.ar
Anuncios

Un comentario en “Una tarde en el Salón del Automóvil

  1. Pingback: Sumario de junio de 2017 | Archivo de autos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s