Franklin y motores refrigerados por aire

La empresa Franklin Manufacturing Company comenzó a producir automóviles con motores refrigerados por aire en el año 1902. Pero antes su fundador Herbert Henry Franklin había fabricado carros y trineos, luego fue editor de un periódico hasta llegar a producir fósforos. Veamos parte de la historia de esta empresa estadounidense.

Franklin había nacido en el año 1866 y comenzó con su empresa de carros y trineos en el año 1890. Hacia el año 1901 se encuentra con John Wilkinson que era un joven ingeniero y que tenía un proyecto para producir un automóvil.

Franklin quedó impresionado por el estudio de Wilkinson y se decidió a financiar el proyecto. Así nació la Franklin Manufacturing Company con una modesta fábrica en la localidad de Syracuse en el estado de Nueva York en Estados Unidos.

Esos primeros automóviles con la marca Franklin tenían un motor de 4 cilindros en línea con válvulas a la cabeza y refrigerado por aire. Eso era muy práctico para el crudo invierno de buena parte del territorio estadounidense. Sin agua que se congelara en su radiador.

franklin-1925-1

El Franklin Touring del año 1929 en el stand del Montevideo Classic Car Club en Autoclásica 2016.

El propio Franklin organizó una travesía en las zonas más cálidas de Estados Unidos en el mes de agosto, cuando es verano en el hemisferio norte. La idea era probar la eficiencia del motor refrigerado por aire. Esa travesía se realizó en el año 1905. Uno de los automóviles con la marca Franklin de 20 CV viajó sin descanso por unos 7.200 kilómetros sin tener ningún problema mecánico.

Una de las características de los automóviles Franklin era ser ligeros por el uso de partes de aluminio, por no tener circuito de agua y el peso extra de un radiador. Desde el año 1895 Herbert Henry Franklin tenía la patente para las fusiones de aluminio. Dicen que inventó el término “metal die-casting” antes de fabricar automóviles.

Según datos de la época fue el mayor consumidor de aluminio para fabricar las carrocerías de sus automóviles. Para esa época, anterior a la década del diez, se ofrecían modelos Phaeton, Doble Phaeton y Landaulet. Los motores seguían siendo de cuatro cilindros y siempre refrigerados por aire. En esa época se construyó un motor de 8 cilindros en línea para participar en competencias deportivas, pero no tuvo éxito.

Para el año 1917 Wilkinson desarrolló un nuevo motor de 6 cilindros en línea que se puso en un modelo Limousine con un torpedo elegante. En el año 1920 un Franklin de 6 cilindros obtuvo un éxito al derrotar a un automóvil McFarlan de 9.000 centímetros cúbicos en el trayecto de Nueva York-Montreal. Eso le trajo prestigio a la marca.

franklin-1925-2

Vista de ¾ de perfil trasero izquierdo del Franklin Touring de 1929.

Aquellos modelos tenían el capot en forma parecida a los Renault franceses, antes los habían tenido en forma cilíndrica. Para esos años esa forma estaba anticuada y un concesionario de la marca Franklin lo notó. Sin avisar a la empresa hizo carrozar por Murphy un modelo de 6 cilindros. El carrocero le colocó una falsa parrilla.

Al ver los resultados, Herbert Henry Franklin, se convenció que había que rediseñar las carrocerías. Así es como se le encargaron las nuevas carrocerías para los automóviles Franklin a J. Frank DeCausse de Nueva York. Para el año 1924 es cuando comienza el período de más éxitos para la fábrica ubicada en Syracuse.

Uno de los éxitos era que los automóviles Franklin eran confortables al tener el motor desplazado hacia adelante por no tener radiador de agua. Con lo cual había más habitabilidad para los pasajeros. Un modelo muy apreciado por el Tipo 11 del año 1926 con una trompa con los bordes cromados con una inspiración en la marca Hispano-Suiza.

Las fotografías que ilustran esta nota tienen una similitud con el modelo mencionado. El automóvil, Franklin Touring del año 1925, estuvo exhibido en el stand del Montevideo Classic Car Club en Autoclásica 2016. Una buena manera de conocer estos automóviles estadounidenses con motores refrigerados por aire.

franklin-1925-3

Vista de ¾ de perfil trasero derecho del Franklin Touring de 1929.

John Wilkinson consideró excesivos los cambios a los automóviles Franklin y se marchó de la empresa. Al poco tiempo falleció DeCausse y el encargado de las carrocerías de los Franklin fue Raymond Dietrich otro gran carrocero de la época. Tan buenos eran los diseños de las carrocerías de DeCausse que Dietrich solo hizo retoques.

Los motores de los Franklin seguían siendo de 6 cilindros en línea de 4.000 centímetros cúbicos con el agregado de un ventilador para llevar más aire a los últimos cilindros del motor. Para el año 1929 se aumentó la cilindrada a 4.500 centímetros cúbicos y esto les otorgó más velocidad máxima.

En el año 1930 se desarrolló una prueba entre las ciudades de Nueva York y Los Ángeles en menos de 70 horas y a una velocidad promedio de 75 kilómetros por hora. Para esa época los motores tenían 7 bancadas para el cigüeñal, las bielas era de aleación liviana y los caños de escape cedían parte del calor a los colectores de admisión.

Durante el año 1931 se lanzó el modelo Airman con un motor de 6 cilindros en línea de 4.500 centímetros cúbicos y varios carroceros se encargaron de vestirlo. La crisis financiera del año 1929 estaba abandonando Estados Unidos, aunque persistían problemas en la economía del país.

franklin-1925-4

El interior del Franklin Touring de 1929.

Pero en el año 1932 lanzaron un motor muy grande de 12 cilindros en V, que Herbert Henry Franklin tenía en mente desde el año 1928. Era un automóvil que podía competir con los Cadillac, los Lincoln y los Duesenberg. La cilindrada era de 6.500 centímetros cúbicos y podía superar los 150 kilómetros por hora. Pero le jugaban en contra el enorme peso de casi 3.000 kilogramos y el desmesurado consumo de combustible de 40 a 60 litros por cada 100 kilómetros recorridos.

Además el precio era elevado, 4.200 dólares, para el modelo más económico de la gama. Todo esto atentó para que los financistas dejaran la empresa además de las malas ventas por las, todavía, presentes condiciones de la crisis financiera del año 1929.

Esto decretó la muerte de la Franklin Manufacturing Company en el año 1934. Pero no de los motores refrigerados por aire que se siguieron produciendo para uso comercial o de aviones ligeros. Los primeros helicópteros de Estados Unidos usaron estos motores refrigerados por aire. Hasta entrada la década del setenta, cuando quiebra la empresa Air Cooled Motors, todavía se fabricaban los motores Franklin luego se vendieron las patentes al gobierno de Polonia.

Las fotos del Franklin Touring de 1925 fueron tomadas en el día domingo 9 de octubre de este año en las instalaciones del Hipódromo de San Isidro en la provincia de Buenos Aires, cuando se realizó Autoclásica 2016.

Mauricio Uldane, editor de Archivo de autos

Archivo de autos tiene Internet propia financiada por sus seguidores y por publicidad en el blog de Blogger: http://archivodeautos.blogspot.com.ar
Anuncios

Un comentario en “Franklin y motores refrigerados por aire

  1. Pingback: Sumario de noviembre de 2016 | Archivo de autos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s